Ayuno intermitente, ¿tan bueno como parece?

En la actualidad somos bombardeados por miles de estrategias, recetas, e incluso productos (milagro), los cuales nos prometen ver cambios extraordinarios sin hacer el más mínimo esfuerzo; pero, ¿qué creés? te están contando las cosas a medias, apropiando términos científicos con una mala aplicación, que incluso pueden poner en riesgo tu vida. Estamos hablando de las famosísimas “dietas de moda”, seguro que has leído de ellas e incluso has probado alguna.


Estas “dietas”, aseguran ser la única y más novedosa estrategia, tanto en cambios de composición corporal (principalmente en la reducción de grasa), e incluso como medida terapéutica de ciertas enfermedades. Sin embargo, este tipo de “dietas” no toman en cuenta las características y limitaciones de cada persona, ¿te suena correcto esto?


En esta ocasión te explicaremos el famoso “ayuno intermitente”, que hasta en redes sociales está presente.


¿Qué es el ayuno intermitente?


Cuando hablamos de ayuno nos referimos a un periodo mayor a 4 horas en el cual no consumimos alimentos, estado que presentamos cuando dormimos, por eso a nuestra primer comida le llamamos DESayuno (quitar o dejar el ayuno). Así, el ayuno intermitente hace referencia a periodos de ingesta y ausencia de alimentos en tiempos determinados.


Como mencionamos, todos llevamos procesos de ayuno, aunque los auto nombrados “gurús del ayuno” (muchos de ellos influencers) llevan periodos extremos de 18 a 20 horas e incluso días enteros de ayuno, todo con una carencia de fundamentos y solo mencionando el “ pues a mi me sirvió” como base. Con tan solo leerlo, nos damos cuenta de que esto suena descabellado, sin tener algún beneficio más que el monetario para quien lo vende.


Estos protocolos extremos no solo te matan de hambre, pueden tener múltiples efectos adversos sobre tu salud, desde baja energía hasta periodos de ansiedad, que harán que consumas alimentos sin control (atracones) y que posiblemente sean con alimentos de muy mala calidad, llevándote a que tus resultados de composición corporal no sean los mejores, tal vez con una pequeña pérdida de peso, pero no específicamente de grasa.


No todo está perdido


Si bien hemos hablado de los tintes milagrosos del ayuno intermitente, no todo es charlatanería. Cuando se lleva de una forma correcta, individualizada y en manos de un experto en salud y nutrición, puede traer beneficios significativos a nuestra vida, como la mejora de hábitos y beneficios en ciertas enfermedades.


Siguiendo un protocolo adecuado de 12 horas de ayuno y 12 horas en las que hagamos nuestros tiempos de comida, y además respetando los periodos de luz y oscuridad (comer en el día y hacer el ayuno durante la noche), podemos realmente obtener un beneficio de esta estrategia. Esto se debe a que nuestro cuerpo y todos los sistemas que lo componen, funcionan de una forma más eficiente durante el día, ya que el efecto de la luz funciona como una llave para echar a andar los procesos necesarios que nos mantienen en equilibrio. Por supuesto, durante la noche y a partir de la ausencia de luz, también se echan a andar otro tipo de procesos importantes, pero la alimentación es un proceso diseñado para llevarse a cabo durante el día.


Antes de iniciar cualquier método para mejorar las estética corporal asiste con especialistas en el tema, y nosotros en MF estamos para apoyarte


¿ Ya conoces nuestro servicio? da clic en el enlace


https://www.medicalfit.mx/servicios


Bibliografía

Poggiogalle E, et al, Circadian regulation of glucose, lipid, and energy metabolism in humans, Metabolism (2017), https://doi.org/10.1016/j.metabol.2017.11.017

319 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo